¿Qué nos jugamos en estas elecciones? Una Europa abierta, diversa e igualitaria por Fernando Ntutumu Sanchis

Fernando Ntutumu Sanchis

Fernando Ntutumu Sanchis

Con el PSOE, a Europa llega el momento de la diversidad.

En pleno debate de ideas, la inmigración acostumbra a ser un tema irrelevante, pero este no es el caso del PSOE. El Partido Socialista, siendo un partido tan grande en militancia, ha buscado siempre estar a la vanguardia, ser progresista y adaptarse a los cambios. Y esta no es una excepción, ya que, como ha repetido en varias ocasiones el ex presidente Rodríguez Zapatero, “ha llegado el momento de la diversidad”.

De cara a estas elecciones europeas, el PSOE, junto con el Partido Socialista Europeo (PES), está defendiendo muchas y muy diversas necesidades y quejas de la sociedad (todas justas). Empezando por el paro, la exclusión social de amplias capas de la sociedad, pasando por la importancia de la igualdad de género, y sin olvidar un tema tan importante para nosotros, los componentes del Grupo Federal Afrosocialista, como es el de la diversidad. No hay más que echar un vistazo a esta imagen que he preparado utilizando un generador de nubes de palabras en base a la Declaración Política del PSOE para estas elecciones europeas: las prioridades son las políticas dirigidas a los ciudadanos.

Fuente: Delcaración Política del PSOE para la elecciones europeas 2014

Fuente: Delcaración Política del PSOE para la elecciones europeas 2014

La Declaración habla de políticas de igualdad entre hombres y mujeres, de la protección del trabajador, sin olvidar, y dándole un papel muy importante, las políticas de inmigración e integración. En concreto, las propuestas de inmigración de la Declaración se resumen en:

–          Contra las barreras a la libre circulación de ciudadanos en la UE, proponemos mantener y reforzar la libre circulación de las personas en el seno de la Unión.

–          Para evitar tragedias diarias como las sucedidas en Lampedusa y Ceuta, proponemos fomentar una solidaridad real entre Estados Miembro en cuanto a las políticas de inmigración y asilo, dotándolas de recursos suficientes.

–          Frente a los discursos racistas y xenófobos y el ascenso de los partidos de extrema derecha y fascistas, proponemos más políticas de integración y participación efectiva y de ayuda en países de origen. Políticas basadas en tres pilares: prevención, protección e integración. Prevención por medio de más Ayuda al Desarrollo; protección del derecho a la vida y al asilo del inmigrante como persona, como ser humano amparado por el Derecho Internacional y los Derechos Universales; e integración mediante la aplicación de un modelo que busque, como en el caso español, la interculturalidad basada la igualdad entre culturas.

Sin embargo, esto es en lo referente a la Declaración. Las propuestas en materia de inmigración del partido no terminan ahí, ya que, en coherencia con nuestros ideales de igualdad , defenderemos una Directiva Europea de Igualdad de Trato. La igualdad, de esto somos muy conscientes los socialistas, es un derecho fundamental. Es, ante todo, un derecho fundacional de lo que es la verdadera democracia. Así, si queremos democracia en Europa, la igualdad y la diversidad van por delante.

No somos lo mismo: el PSOE predica con el ejemplo

El PSOE es el partido de la diversidad, y lo demuestra en sus propias estructuras; es un modelo a  seguir. En los últimos años, se han producido avances sustanciales en esta materia. Contamos con una Organización Sectorial de Participación Ciudadana y Diversidad que vela, en todo momento, por la búsqueda y el cumplimiento de políticas basadas en la diversidad étnica y racial. También, desde hace varios años, contamos con 5 Grupos federales que trabajamos en la movilización y la creación de redes de personas de diversas etnias y razas (españoles o no), como son el Latino Socialista, el Árabe Socialista, el Afro Socialista, El Rumano Socialista y el Grupo Pueblo Gitano.

No sólo las estructuras están dirigiéndose en el camino de la diversidad. En el caso de los afiliados y afiliadas, se denota que una mayoría de estos está a favor de que las listas del partido sean un reflejo de la diversidad de la población. Así, el 57 % de las agrupaciones locales apoya esta iniciativa.

Por todo esto, en estas elecciones, con el voto a la izquierda representada por el PSOE y el PES, nos jugamos una Europa diferente. Nos jugamos una Europa que luche contra los nacionalismos extremos, la xenofobia y el racimo. Europa es grande cuando se abre al mundo y pequeña cuando se cierra. Por una Europa abierta, diversa e igualitaria es por lo que apuesta el PSOE.

Fernando Ntutumu Sanchis. Politólogo y Coordinador del Grupo Afro Socialista del PSPV-PSOE. Miembro de la OSPD y de la Secretaría de Integración del PSPV-PSOE.

Agradecimiento a la Coordinadora del Grupo Federal Afro Socialista, Consuelo Cruz Arboleda, por su colaboración en la redacción de este artículo.

Anuncios
Publicado en Diversidad, Opinión, Participación, Partido, Personas, Programa | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

La Rebuznada por Miguel Ángel González

Autor: Ferran Martin

Autor: Ferran Martin para lainformacion.com

El pasado 16 de mayo de madrugada escribí en este mismo blog un post titulado “El postdebate”. Analizaba lo que en esos momentos había sido el debate entre Miguel Árias Cañete y Elena Valenciano. Cuando lo escribí el exministro no había soltado por su boquita la gran rebuznada de la campaña electoral: “el debate con una mujer es complicado. Si la acorralas es machismo”. ¡Olé, olé y olé! Su pensamiento: El hombre intelectualmente es superior a la mujer.

Es por ello que, una vez que he dejado un tiempo de reflexión, he decidido escribir estas líneas para expresar mi más profunda pena por el candidato del Partido Popular y por todos aquellos hombres que piensan lo mismo que él y que comprenden y justifican su fracaso en ese debate con Elena Valenciano, entendiendo y dando por hecho la superioridad intelectual del hombre frente a la mujer.

Al leer las declaraciones de Arias Cañete sentí ira porque no entendía como se podía justificar así ante nadie. Sus palabras sí que son machismo puro, duro y rancio. Este señor (que como todos ellos viven en su burbuja) no se ha enterado que estamos en el año 2014, segunda década del siglo veintiuno y que sus palabras dan asco y repulsión.

Es probable que incluso hasta haya mujeres que se congratulen al ver que todavía existan hombres “decentes y caballerosos” como el candidato conservador que frente a las mujeres están sobrados, pero las hacen ganar para que no se note la superioridad intelectual. Puedo asegurar que mi madre, mis hermanas, mis cuñadas, mis amigas más cercanas, muchas mujeres y muchos hombres como yo aborrecemos al tipo de hombre que representa este individuo y que sus palabras (justificando su fracaso en ese debate contra una mujer) se las debería meter por el orto en forma de rotundo fracaso electoral. No le quedarían ganas de ser tan machista y tan falto de miras políticas.

No podemos tener un representante de nuestro país sentado en el Parlamento Europeo que tenga un pensamiento del todo machista. Llegándome a aconsejaros leer el artículo “Los dos machismos”  de Augusto Klappenbach donde el autor habla precisamente del machismo que “practica” Cañete, que tan bien lo define y que me saca tanto de quicio, pues esos Homo sapiens confunden educación con prepotencia, igualdad con servilismo, ciudadanía con borreguismo y elevan la responsabilidad de las mujeres a las mismas que tienen los enanitos de jardín.

Hombres como Cañete pretenden tomarnos a los votantes como verdaderos gilipollas al disculparse por sus palabras con la excusa del cansancio de la campaña. ¿Cansancio? Cansancio es el que se levanta a las cinco de la mañana y está todo el día currando como un cabrón para llevar un sueldo mileurista (si llega) a casa y poder subsistir en esta vida donde la exclusividad de ciertas cosas está hecha para necios, mediocres y listillos como el candidato conservador.

Pero ante individuos como este tenemos a mujeres como Elena Valenciano que está, con diferencia, mucho más cerca de la realidad social. Es hora de mandar al exministro a descansar una buena temporada a su casa y que se vaya a debatir con los enanitos de jardín que, como buen hortera, seguro tendrá en alguna de las posesiones que tiene. Allí rebuznará tranquilamente sin molestar a nadie y dejándonos al resto en paz. De momento ha anulado la mayoría de las entrevistas que tenía esta semana para evitar una rebuznada más. ¡Penita de país como este señor gane, pero tú puedes evitarlo porque tú mueves Europa, todavía estamos a tiempo!

 

Publicado en Opinión, Participación, Personas | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

ANTES DE LAS ELECCIONES, DURANTE LAS ELECCIONES Y DESPUES DE LAS ELECCIONES por Ángeles Álvarez

Ángeles Álvarez es Diputada por Madrid en el Congreso de los Diputados por el PSOE

Ángeles Álvarez es Diputada por Madrid en el Congreso de los Diputados por el PSOE

La igualdad ante la ley ha sido un anhelo de los sujetos que han aspirado a ser ciudadanos.


Los derechos políticos y sociales han sido una aspiración permanente objeto de reivindicación y lucha de aquellos a los que se excluía de su reconocimiento y disfrute.


Se apropiaron de ellos los “hombres libres” y aún hoy millones de mujeres siguen privadas de los mismos allí donde, con resistencia activa o con oposición virulenta, los fundamentalismos someten el espacio civil a sus dictados.


Si el
derecho al voto fue un elemento trascendental para la libertad de las mujeres, no menos lo ha sido la posibilidad de controlar sus embarazos.


La ciencia se alió hace décadas con la vida de los seres humanos y lo hizo de forma particular a favor de las mujeres, cuando Margaret Sanger, fundadora de la Federación Paternidad Americana Planeada, encargó al bioquímico Gregory Pincus una investigación para avanzar hacia un anticonceptivo que permitiría planificar el número de hijos y el espaciamiento entre ellos.


Esa posibilidad de control de la natalidad abrió la puerta a la autonomía de las mujeres, las liberó de maternidades no deseadas, facilito su incorporación al trabajo asalariado y las hizo, indudablemente, más libres.


En España -tras décadas de un acceso condicionado al aborto legal- la libertad y autonomía de las mujeres para decidir sobre su maternidad, pasó a formar parte del catalogo de derechos de la mano del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero.


La vigente
Ley de salud sexual y reproductiva y de interrupción voluntaria del embarazo (2010), ha puesto definitivamente en manos de las mujeres la planificación sobre el número de hijos y el espaciamiento en que desean tenerlos. Para ello, articuló un sistema de control de los embarazos que combina tres elementos:

  • la implementación de la educación sexual como materia curricular

  • el acceso real a la anticoncepción con la liberalización de la píldora poscoital y la inclusión de anticonceptivos de última generación entre los fármacos financiados por la SS y

  • el reconocimiento del libre acceso al aborto en un plazo limitado a las 14 semanas para resolver las situaciones de embarazos imprevistos, no planificados y no deseados.

El aborto en condiciones sanitarias de seguridad se presenta como un elemento esencial para no poner en riesgo la vida de una mujer, y puede calificarse de elemento que garantiza y fundamenta su existencia y su libertad y debe por tanto considerarse un derecho.


A los argumentos pro elección les avalan datos incontestables y parece difícil sostener -con autoridad moral- que se pueda privar a las mujeres de un derecho que garantiza su vida.


Las mujeres españolas (como las de otras partes del mundo) sabemos que ser “ciudadana con derechos” incluye el acceso a derechos sexuales y reproductivos: a información preventiva, a métodos anticonceptivos eficaces y a un aborto legal y seguro.


Esos derechos se presentan como un elemento clave para sustanciar la igualdad. Por eso, la oposición del PSOE al fundamentalismo de un gobierno que avala la expropiación del cuerpo y la sexualidad
 de las mujeres es contundente: ¡antes de las elecciones, durante las elecciones y después de las elecciones!

Publicado en Opinión, Participación, Personas, Programa, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , | 1 Comentario

El postdebate por Miguel Ángel González

Miguel Ángel González es miembro de la OSPD

Miguel Ángel González es miembro de la OSPD

Ayer vi el debate de las Elecciones Europeas entre el candidato del Partido Popular, Miguel Arias Cañete y la candidata del PSOE, Elena Valenciano, que es mí candidata. Lo vi acompañado con un amigo de los que considero siempre neutral, aunque tirando a rojillo pero de los que no se deja influir por las pasiones y preferencias políticas. Verlo con él me resultó interesante pues el intercambio de ideas me hicieron ver cosas que a lo mejor yo hubiera pasado por alto, como por ejemplo la forma de vestir de los candidatos y la manera de expresarse con las manos. Con ello me hizo ver de otro modo el debate.


Aunque evidente fue que Elena Valenciano ganó por goleada el debate en todos los aspectos. Ganó el hablado y el no hablado. El hablado porque, a pesar del titubear inicial que tuvo; poco a poco se fue viendo a una Elena Valenciano que se la ve dominio de los medios, no teniendo ningún problema para desenvolverse en ellos. El no hablado porque, he de reconocer esta vez, los asesores de imagen acertaron con el vestido elegido y la quitaron todos los abalorios que pudieran distorsionar el mensaje que pretendiera dar.


Por otro lado tuvimos a un nervioso Arias Cañete al que le temblaban las manos, carente de discurso y al que sólo se le vio seguro en temas de agricultura (no obstante ha sido ministro del ramo tanto con Aznar como con Rajoy), aunque no fue creíble ni en ese aspecto. Y es que una vez más vemos a un PP anquilosado en el pasado y que no tiene otro argumento que el de la herencia recibida.


Y es que el argumento manido de la herencia recibida ya comienza a resultar poco creíble pues muchos somos los que pensamos que este país necesita respuestas políticas valientes y decididas que nos saquen del ostracismo en el que nos ha metido este nefasto gobierno. No se puede llegar a un debate para las elecciones europeas y tener como columna vertebral de un discurso el legado recibido del gobierno socialista. Por cierto, herencia con la que me hubiera gustado mantenerme. ¿No se da cuenta el PP que uno no puede achacar la herencia recibida cuando no ha hecho nada por mejorarla sino todo lo contrario? Más parados, una reforma laboral execrable para los trabajadores, recortes a tutiplen en sanidad, educación y demás gasto social. Una política medioambiental nefasta para todos y que costará mucho recuperar. Es por ello que otra vez caen en la mentira cuando nos empachan hasta la saciedad vendiéndonos una España que para ellos comienza a ir bien pero no para el resto.


España merece unos representantes en el Parlamente Europeo que no tituben ante las presiones de los de siempre y Elena Valenciano mostró ayer las ganas de comenzar a cambiar las cosas en Europa pues nos jugamos mucho. Ayer se demostró que PSOE y PP no son lo mismo, frente a un candidato descompuesto, acomplejado, llevando unas gafas horribles, sin discurso, lleno de papeles pero con el gramaje descompensado y que dejaron más en evidencia el tembleque de sus manos tuvimos a una Elena Valenciano que demostró que los socialistas pueden volver a cambiar las cosas, porque podemos mover Europa con el empuje de políticas como ella, dejando las cosas claras.


Pero no podía terminar este post sin comentar algo que eché en falta en el debate:

Primero no entiendo como el PSOE, con Elena Valenciano como cabeza de lista, que es una gran tertuliana pues lleva años participando tanto en debates radiofónicos como televisados, aceptó un debate con temas cerrados. Por cierto en este aspecto mi amigo opinaba que tal y como está este país, para que la sociedad comience a dar mayor credibilidad a los políticos son mejores los debates abiertos, sin tener que estar amarrados a un tema en concreto, a parte de que son mucho más llevaderos. Parece que tienen miedo a hablar abiertamente. Me dijo.


Tampoco entendí muy bien como no se habló apenas nada de corrupción política, que es una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía según las encuestas que saca periódicamente el CIS.


No comprendí muy bien como en un debate de las elecciones europeas no se hablara más de Europa y lo que cada partido plantea. Aún con ello, Elena Valenciano dejó claro los cambios que la socialdemocracia europea tiene previsto realizar si consiguen la mayoría en el Parlamento Europeo. Aunque yo eché de menos que se hablara de alguna cuestión más concreta.


Y por último y es algo en lo que yo no caí, pero sí mi amigo, es que ningún candidato habló practicamente nada sobre Catalunya. ¿Por qué no se habló de cataluña en nuestro debate y ahora que he visto en diferido el debate de los candidatos a Presidentes de la Comisión Europea sí se habló?


Algo de razón tenía mi amigo en sus observaciones y aún con todo reconoció que la ganadora clara del debate era la candidata socialista que había destrozado cada una de las argumentaciones del exministro, a pesar de la sobriedad del formato evidenció las carencias de libertades que tiene el Partido Popular.

 

Publicado en Diversidad, Opinión, Participación, Partido, Programa, Sin categoría | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

El secuestro de las niñas es culpa del capitalismo por Fernando Ntutumu

Fernando Ntutumu Sanchis

Fernando Ntutumu Sanchis

La esclavitud es un mal que existió en el pasado, existe en el presente y, si no cambian las cosas, existirá en el futuro. La historia demuestra que el mecanismo de demanda-oferta capitalista lo fomenta; y todos somos partícipes aun sin ser conscientes de ello. Sé que es difícil no hacerlo en un mundo basado en tecnologías y productos que, de una forma u otra, hacen uso de mano de obra barata. No obstante, es importante llamar la atención sobre esto y dar un toque a la conciencia.


Por esto, considero que el secuestro de las niñas es culpa del capitalismo (y de nosotros como consumistas)
. Esta es la idea que yo defiendo coincidiendo con las campañas lanzadas a través de las redes sociales basadas en el lema “Real Men Don’t Buy Girls”. También políticos españoles como Pedro Zerolo

Pedro Zerolo

Pedro Zerolo

o la Coordinadora del Grupo Federal Afrosocialista, Consuelo Cruz

Arboleda, se han sumado a esta denuncia. Esta es una manifestación que obviamente yo respaldo pero que, sin embargo, me hubiera gustado más si se le hubiera aplicado una perspectiva más amplia, sustituyendo el eslogan por “Las personas de verdad no compran personas”, ampliando la denuncia a todo tipo de explotación. Si consumes, das pie al negocio.


Quiero resaltar en estas líneas hasta qué punto
la permisividad política y social lleva a que tratemos a otros como objetos. «La trata de personas trae a unas 40.000 personas a España al año» afirma El País en un artículo publicado a principios de este 2014. Esto es inadmisible. El neoliberal defensor del capitalismo dirá que “son ellas las que se venden en un contexto de libertad”; que son ellas/os las/os que deciden entrar en el mercado y venderse… ¡insultante! Y es insultante porque, como todos sabemos, estas son las menos, unas pocas, unas privilegiadas, una minoría. El resto son explotadas, maltratadas, comerciadas, tratadas como objetos (sexuales) al gusto de una panda de machos cobardes que han de pagar para saciar sus más bajos instintos. ¡Cobardes!


Así funciona ese tan apreciado capitalismo de los Smartphone (entre otros productos), el de
mano de obra explotada en talleres que mira hacia otro lado y no hace nada. Reportajes como los de Equipo de Investigación sobre la prostitución, lejos de mostrar una actividad basada en el principio de libertad, demuestran que en muchas ocasiones la prostitución es esclavitud encubierta a plena luz del día; esclavitud fomentada por el capitalismo y contra la que todos y todas, juntos, debemos luchar.


No es esto un ataque contra el capitalismo sino una llamada de atención, a ser conscientes de qué implica demandar ese tipo de servicios, qué consecuencias tiene considerar a alguien como un objeto y qué tipo de actividades delictivas fomenta. Yo, soy una
persona de verdad #RealHumansDon’tBuyHuman, ¿y tú?


Fernando Ntutumu Sanchis
( @ntutumu ). Politólogo. Miembro de la Secretaría de Integración del PSPV-PSOE; Coordinador Federal de los jóvenes afrosocialistas del PSOE y Coordinador afrosocialista del PSPV-PSOE y miembro de la Organización Sectorial de Participación y Diversidad.

Publicado en Diversidad, Opinión, Personas | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Eurovisión 2014, un festival ¿de la canción o la política? por Miguel Ángel González

La representante austriaca Conchita Wurst.

La representante austriaca Conchita Wurst.

¡Sí, voy a hablar del Festival de Eurovisión! ¿Por que? Porque este año parece que se ha convertido en algo más que un festival de la canción y la política, irremediablemente, se ha colado en un evento que cada año atrae a más seguidores gracias al espectáculo que genera.

No he podido evitar escribir este post hoy para dar todo mi apoyo a la representante austriaca Conchita Wurst. Y es que este año hay una contra historia del festival: la LGTBfobia visible y declarada de algunos de los países que participan en tan magnífico evento. Cuando se supo que Austria había elegido a esta cantante, cuya capacidad ha quedado más que demostrada en este certamen (su actuación en la seguna semifinal fue memorable), en algunos países como Rusia o Bielorrusia comenzaron a hacer campaña contra la representante austriaca. ¿Por qué? Pues porque por lo visto (¡oh dios mío que viene el demoniodojo!) Conchita no es ella si no él. Así de simple.

Conchita Wurst es en realidad Thomas “Tom” Neuwirth que caracteriza artísticamente a la artista cantando la maravillosa canción Rise Like a phoenix. Es decir es un drag queen. Esto es lo que ha traído de cabeza a más de un país como los citados anteriormente. En primer lugar en Bielorrusia, en octubre del año pasado, el Ministerio de Información del citado país recibió una petición pidiendo a BTRC, la emisora estatal de Bielorrusia que eliminase la actuación de Wurst de su emisión de Eurovisión, en esta petición se alegaba que Eurovisión se convertiría “en un semillero de sodomía”. Dos meses después en Rusia se produjo una petición similar.

Por si no faltaba poco, el artista de Armenia, AramMp3 (que dicen que es uno de los favoritos para ganar el festival con su canción Not alone) arremetía contra Conchita Wurst diciendo lindezas como “no es normal, es inadecuado” y bromeaba diciendo que “con suerte, le ayudaremos a decidir si es una mujer o un hombre” en una entrevista que concedió para un periodista del país que le preguntó por la participación de Conchita en el festival.

La polémica ya estaba servida. Muchas personas nos preguntamos por qué la organización del Festival Europeo de la Canción permite la participación de países donde los derechos LGTB son vulnerados día sí, día también y la persecución y caza que están sufriendo las personas LGTB hacen que los activistas de estos países tengan que estar en la más absoluta clandestinidad por miedo a perder la propia vida.

De momento las pitadas que tuvieron que aguantar Rusia y Bielorrusia en las semifinales cuando se clasificaron fueron únicas, inéditas en un festival de Eurovisión, pues la realidad de ese festival es que, de los muchos seguidores que tiene, una gran mayoría somos personas LGTB y estamos hasta la coronilla (por decirlo sin herir sensibilidades) de las políticas antiLGTBs que realizan los citados países, ampliable a los muchos países (por no decir todos) del este de Europa. Las pitadas fueron justas y necesarias. Es hora de que los organizadores tomen cartas en el asunto y dejen de ignorar los continuos atropellos a los derechos de las personas LGTB en estos países y pensar que un serio correctivo haría que al menos se pensaran el agredir a participantes de otros países por el simple hecho de ser visibles. La UER (que es la Entidad Organizadora del Festival) tendría que tener claro que cosas puede o no permitir para que un país pueda participar en el certamen.

Armenia se libró porque por lo visto AramMp3 (asesorado por alguien con cabeza en su país) comenzó a suavizar y matizar sus declaraciones hacia Conchita y hasta tuvo un encuentro muy cordial con la cantante austriaca (con abrazo incluido) a modo de disculpa.

Hoy es la final de Eurovisión y por lo visto los más expertos del tema dicen que el ganador está en el aire, hay quienes incluso dicen que nuestra candidatura tiene opciones de ser una de las cinco primeras. Deseo que así sea porque nuestra candidata Ruth Lorenzo, a parte de ser una de las mejores voces que se han llevado al Festival, se ha ganado con su trabajo, dedicación y simpatía al público de Copenhague. Además de llevarse de calle a la gente en las redes sociales pues Ruth Lorenzo ha sido trending topic durante varios días desde el comienzo del certamen. Además, desde un principio, la murciana se posicionó al lado de Conchita Wurst e incluso cuando se han conocido en la capital danesa han tenido un flechazo artístico, de ahí que las dos cantantes se digan favoritas la una de la otra.

Esperemos que las dos tengan hoy un buen resultado en Eurovisión, las dos se lo merecen. Para mi estaría muy bien que ganara nuestro país (por algo soy de aquí) pero lo que más me gustaría es que en la votación tanto de Rusia como Biolorrusia dieran los doce puntos a Conchita Wurst, mi gran favorita. Pero lo que de verdad espero es que los organizadores no dejen pasar por alto las agresiones que ha sufrido la comunidad LGTB en las carnes de la representante austriaca y reflexionen el prohibir la participación de estos países en próximas ediciones.

No todo debería valer. Por encima de la audiencia están los derechos de las personas. En esto España, como uno de los países que más dinero aporta a la UER debería tomar cartas en el asunto pero con el gobierno que padecemos difícil lo veo.

PD: Wurst significa salchicha.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

En casa hablo castellano para molestar por Ignacio Paredero

Ignacio Paredero es miembro de la OSPD

Ignacio Paredero es miembro de la OSPD

Soy de Salamanca. No hablo catalán en la intimidad. En la intimidad, en mi casa, hablo castellano para molestar. Porque, evidentemente, hablas tu idioma natal para molestar a los demás, para provocarlos. Para no guardar la “cortesía”. Para ofender a Cataluña: ese tipo de cosas.

Un ejemplo de esto mismo es Gerard Piqué i Bernabeu, un futbolista catalán (y ya sospechoso de antiespañol) que habla catalán en su casa, en su Facebook, y da el pésame por un amigo fallecido en catalán, para molestar. En efecto: sin duda da ese pésame en su idioma natal en su casa, entre sus amigos, para molestar.

Hay algo profundamente estropeado en la mente de quien entiende que, en un momento de pésame, alguien decide utilizar su idioma natal y el de su amigo fallecido por fastidiar, por molestar a la mayoría castellanohablante. Alguien así esta enfermo de uniformidad derechista, de una visión conservadora y falsificada de la igualdad. De homogeneidad.

Porque la igualdad no supone que todos seamos exactamente iguales. La igualdad supone tengamos todas y todos poder similar, capacidad para hacer en la vida, más o menos, lo que deseemos. Que tengamos todas y todos, seamos como seamos, poder para alcanzar la felicidad sin imposiciones o limitaciones. Libertad positiva igualmente distribuida: una vida digna para todas y todos, en nuestra diversidad. Eso es la igualdad.

Para la derecha, la igualdad es uniformidad social. Para la derecha las personas no pueden salirse de un patrón muy cerrado, de cumplir con unas exigencias sociales rígidas. Estructuras de género rígidas, estructuras económicas rígidas, estructuras culturales rígidas. Si eres Español, tienes que ser hombre biológico, nacer en España, desear a las mujeres, votar a un partido de bien, hablar en castellano, tener fe e ir a la iglesia, sentirte español y gustarte  los toros. Así son los hombres de bien. Y los que se salen de ese modelo (de hecho la mayoría), los que no cumplimos esa uniformidad impuesta, somos anti españoles: ya lo dijo explícitamente Esperanza Aguirre. Los que están en contra de los toros son antiespañoles, y lo mismo para rojos, catalanes y maricones: la antiespaña.

En efecto. Es curioso como son precisamente los que se declaran “liberales”, a favor de la “libertad” (económica) por encima de todo, los que con más ahínco defienden la uniformidad social, la imposición de la minoría mayoritaria a las minorías en como tienen que hablar, pensar, amar, sentirse o lo que les tiene que gustar. Como exige, no una igualdad real y efectiva para poder vivir la vida con dignidad y libertad, sino una uniformidad, un sometimiento, una dominación basándonos en un modelo ideal, el suyo, al que los demás deben aspirar o trabajar para ser: el marica tiene que ser más macho. El inmigrante tiene que integrarse. La mujer tiene que trabajar y esforzarse el doble si quiere reconocimiento. El pobre debe vender su trabajo más barato si quiere prosperar. El catalán tiene que hablar castellano, incluso en su muro de FB para dar el pésame por un amigo fallecido. Así es la derecha.

No hablo catalán aunque más o menos lo entiendo, hablado y escrito. Pero viendo como se machacaba a Piqué, exigiéndole que fuera, sintiera o hablara de una determinada manera, no pude por menos de sentirme identificado, de sentir que era yo al que le decían “se más macho” o “si no te gustan los toros eres antiespañol”. Y de ahí viene la camiseta de la foto: de la disidencia. De negarme a ser lo que se me exige ser. Es por eso que hoy yo también hablo en casa catalán para molestar. La exigencia, la imposición que la derecha utiliza en todo siempre consigue, al final, la reacción opuesta a lo que pretenden.

Al final, lo del catalán no es un asunto de Castilla contra Cataluña. Es, en realidad, la eterna batalla entre de derechas y de izquierdas, de poderosos frente a minorías, de los que imponen en nombre de la libertad mientras impiden todo reconocimiento e igualdad final de la diversidad, de las minorías. El asunto es sencillo: ¿Más diversidad e igualdad real y efectiva para todas y todos o más uniformidad desde la dominación, desde la imposición de la minoría mayoritaria?  La batalla contra la diversidad, se olvida a menudo, es también la batalla entre derecha e izquierda, entre arriba y abajo, entre mayorías y minorías, entre ricos y pobres. No es algo nacionalista el que alguien pueda hablar su idioma. Es un asunto de decencia, de diversidad y de igualdad.

Ya lo dijo Zapatero una vez, durante la aprobación de la igualdad legal y el reconocimiento de una minoría: “Un país más decente es el país que no humilla a sus miembros. Un país que reconoce y acepta la diversidad en igualdad, el que no trata a sus ciudadanos de manera diferente en función de lo que hablan, aman, piensan o prefieren“.

Es la igualdad. Es siempre la igualdad

 

Publicado en Sin categoría | 14 comentarios