El postdebate por Miguel Ángel González

Miguel Ángel González es miembro de la OSPD

Miguel Ángel González es miembro de la OSPD

Ayer vi el debate de las Elecciones Europeas entre el candidato del Partido Popular, Miguel Arias Cañete y la candidata del PSOE, Elena Valenciano, que es mí candidata. Lo vi acompañado con un amigo de los que considero siempre neutral, aunque tirando a rojillo pero de los que no se deja influir por las pasiones y preferencias políticas. Verlo con él me resultó interesante pues el intercambio de ideas me hicieron ver cosas que a lo mejor yo hubiera pasado por alto, como por ejemplo la forma de vestir de los candidatos y la manera de expresarse con las manos. Con ello me hizo ver de otro modo el debate.


Aunque evidente fue que Elena Valenciano ganó por goleada el debate en todos los aspectos. Ganó el hablado y el no hablado. El hablado porque, a pesar del titubear inicial que tuvo; poco a poco se fue viendo a una Elena Valenciano que se la ve dominio de los medios, no teniendo ningún problema para desenvolverse en ellos. El no hablado porque, he de reconocer esta vez, los asesores de imagen acertaron con el vestido elegido y la quitaron todos los abalorios que pudieran distorsionar el mensaje que pretendiera dar.


Por otro lado tuvimos a un nervioso Arias Cañete al que le temblaban las manos, carente de discurso y al que sólo se le vio seguro en temas de agricultura (no obstante ha sido ministro del ramo tanto con Aznar como con Rajoy), aunque no fue creíble ni en ese aspecto. Y es que una vez más vemos a un PP anquilosado en el pasado y que no tiene otro argumento que el de la herencia recibida.


Y es que el argumento manido de la herencia recibida ya comienza a resultar poco creíble pues muchos somos los que pensamos que este país necesita respuestas políticas valientes y decididas que nos saquen del ostracismo en el que nos ha metido este nefasto gobierno. No se puede llegar a un debate para las elecciones europeas y tener como columna vertebral de un discurso el legado recibido del gobierno socialista. Por cierto, herencia con la que me hubiera gustado mantenerme. ¿No se da cuenta el PP que uno no puede achacar la herencia recibida cuando no ha hecho nada por mejorarla sino todo lo contrario? Más parados, una reforma laboral execrable para los trabajadores, recortes a tutiplen en sanidad, educación y demás gasto social. Una política medioambiental nefasta para todos y que costará mucho recuperar. Es por ello que otra vez caen en la mentira cuando nos empachan hasta la saciedad vendiéndonos una España que para ellos comienza a ir bien pero no para el resto.


España merece unos representantes en el Parlamente Europeo que no tituben ante las presiones de los de siempre y Elena Valenciano mostró ayer las ganas de comenzar a cambiar las cosas en Europa pues nos jugamos mucho. Ayer se demostró que PSOE y PP no son lo mismo, frente a un candidato descompuesto, acomplejado, llevando unas gafas horribles, sin discurso, lleno de papeles pero con el gramaje descompensado y que dejaron más en evidencia el tembleque de sus manos tuvimos a una Elena Valenciano que demostró que los socialistas pueden volver a cambiar las cosas, porque podemos mover Europa con el empuje de políticas como ella, dejando las cosas claras.


Pero no podía terminar este post sin comentar algo que eché en falta en el debate:

Primero no entiendo como el PSOE, con Elena Valenciano como cabeza de lista, que es una gran tertuliana pues lleva años participando tanto en debates radiofónicos como televisados, aceptó un debate con temas cerrados. Por cierto en este aspecto mi amigo opinaba que tal y como está este país, para que la sociedad comience a dar mayor credibilidad a los políticos son mejores los debates abiertos, sin tener que estar amarrados a un tema en concreto, a parte de que son mucho más llevaderos. Parece que tienen miedo a hablar abiertamente. Me dijo.


Tampoco entendí muy bien como no se habló apenas nada de corrupción política, que es una de las mayores preocupaciones de la ciudadanía según las encuestas que saca periódicamente el CIS.


No comprendí muy bien como en un debate de las elecciones europeas no se hablara más de Europa y lo que cada partido plantea. Aún con ello, Elena Valenciano dejó claro los cambios que la socialdemocracia europea tiene previsto realizar si consiguen la mayoría en el Parlamento Europeo. Aunque yo eché de menos que se hablara de alguna cuestión más concreta.


Y por último y es algo en lo que yo no caí, pero sí mi amigo, es que ningún candidato habló practicamente nada sobre Catalunya. ¿Por qué no se habló de cataluña en nuestro debate y ahora que he visto en diferido el debate de los candidatos a Presidentes de la Comisión Europea sí se habló?


Algo de razón tenía mi amigo en sus observaciones y aún con todo reconoció que la ganadora clara del debate era la candidata socialista que había destrozado cada una de las argumentaciones del exministro, a pesar de la sobriedad del formato evidenció las carencias de libertades que tiene el Partido Popular.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Diversidad, Opinión, Participación, Partido, Programa, Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s